Translate

jueves, 4 de febrero de 2016

No Le Niegues

S. Lucas 22:54-62
Una de las mejores experiencias que he vivido y que recuerdo con gozo fue haber visitado “la casa del juicio", es un mega drama organizado por Iglesia Bautista Vida Nueva, el cual cuenta la historia de 2 personas, uno de ellos recibe a Jesús como su salvador personal y el otro decide no hacerlo, ambos mueren, quien no recibió a Jesús es atormentado en el infierno mientras su amigo es recibido en el cielo, la parte más especial para el público (y para mí en particular) fue entrar al cielo, caminar sobre las calles de oro y que el personaje que representaba a Jesús se acercara y nos dijera algunas palabras, cuando fue mi turno, él se acercó a mí y me dijo:
“Por cuanto no me negaste ni te avergonzaste de mí delante de los hombres yo no te negaré ni me avergonzaré de ti delante de mi padre"
Todo había sido preparado de tal forma que fuera una experiencia tan real...
Y meditando en el pasaje bíblico que comparto hoy, pensaba... “un día, esa experiencia será real, estaré frente a Jesús"
Tú y yo un día estaremos delante de Jesús, la pregunta es: ¿te dirá lo mismo que me dijo el actor en el drama o te dirá que por cuanto le negaste ante los hombres él te negará ante su padre?
Como lo dije antes esa experiencia en casa del juicio no la olvidaré porque en ese momento me marcó, pues sentía que así era en mi vida, no me avergonzaba de ser hijo de Dios
El detalle, o como se dice vulgarmente, el pelo en la sopa es que somos pecadores, quizá no negamos ser hijos de Dios delante de los hombres de la misma forma que lo hizo el apóstol Pedro, pero ¿qué hay de nuestras acciones? ¿Qué hay de nuestros pensamientos? ¿Qué hay de nuestro corazón?
Negar a Jesús no se hace únicamente con decir: “no le conozco" negamos a Jesús cada vez que juzgamos a un hermano, negamos a Jesús cada vez que somos tropiezo para otros, negamos a Jesús cuando pecamos conscientes que a él no le agrada, negamos a Jesús cada vez que nos robamos lo que no es nuestro (sea un centavo o sean 10 millones de dólares), negamos a Dios cuando damos un mal consejo, etc. Etc. Etc.
En fin hay tantas cosas que sabemos que desagradan a Dios y sin embargo seguimos cayendo una tras otra y otra vez, muchas veces llegamos hasta el grado de pecar deliberadamente, y no sé tú, pero no quiero llegar a la presencia de Dios y que me diga: “Nunca te conocí", quiero que Jesús me diga, “por cuanto no me negaste en la tierra, yo no te negaré aquí en el cielo" ese es mi anhelo
Es tiempo de reflexionar y dejar de negar a Jesús, es tiempo de darle su lugar y de respetarlo porque él siempre está presente en nuestra vida y pecar delante de él es una falta de respeto.
Nota:
si has pecado hoy, no pienses que todo está perdido, confiésale tus pecados y apártate de ellos, él es fiel y justo para perdonarte
Y siempre ten presente esto: Pedro negó a Jesús, pero el señor lo restauró y comenzó a través de él una gran obra, Dios te puede restaurar y usarte pero no le niegues más.
Les dejó unos versículos que me mueven a serle fiel cada día al señor, espero hagan lo mismo en ti, Dios te bendiga
“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta." Romanos 12:1-2 RVR1960
EG.