Translate

jueves, 11 de febrero de 2016

Las Consecuencias

Salmos 6

Gracias a la rotación que el planeta tierra realiza sobre su propio eje y alrededor del sol, existen en la tierra cuatro estaciones, en las cuales se experimentan diferentes tiempos climáticos, asimismo sucede en la vida del cristiano, quiero dedicar el tema de esta semana a los jóvenes, es para todos de cualquier edad, pero quiero especialmente compartirlo con los jóvenes, quiero hablarles sobre el invierno espiritual, por favor contigua leyendo

Quiero dividir la meditación de hoy en cuatro puntos:

En primer lugar debemos reconocer que todos somos pecadores, la biblia lo dice en romanos 3:23, y mientras estemos en este mundo y apartados de la gloria de Dios, nuestra carne deseará hacer el mal, el apóstol Pablo entendía esto cuando escribió: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” Romanos 7:24, todo lo que nuestra carne desea es pecado y eso solo nos conduce a la muerte

En segundo lugar debemos entender que el hecho de que el deseo de pecar esté en nuestra naturaleza no nos da libertad para pecar vean lo que dice Romanos 6:1-4

1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?

2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?

4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Por supuesto que somos pecadores, por naturaleza, pero si somos hijos de Dios debemos alejarnos del pecado

En tercer lugar debemos saber 2 cosas, número 1, cada vez que pecamos, la comunión con Dios se ve interrumpida, pues Dios es Santo y el pecador no puede morar en su presencia, Salmos 24:3-4 dice:

¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo?
El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño.

Y número 2, la biblia dice que la paga del pecado es muerte, en otras palabras debemos decir que el pecado trae consecuencias, cada vez que pecamos somos culpables y debemos pagar por ese delito cometido, algunos (quizá la mayoría de los que somos adultos) quizá nos sentiremos identificados con estas palabras del salmista David:

“Jehová, no me reprendas en tu enojo, Ni me castigues con tu ira. Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo; Sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen. Mi alma también está muy turbada; Y tú, Jehová, ¿hasta cuándo? Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma; Sálvame por tu misericordia. Porque en la muerte no hay memoria de ti; En el Seol, ¿quién te alabará? Me he consumido a fuerza de gemir; Todas las noches inundo de llanto mi lecho, Riego mi cama con mis lágrimas. Mis ojos están gastados de sufrir; Se han envejecido a causa de todos mis angustiadores.” Salmos 6:1-7

David también pagó las consecuencias de sus pecados…

Es mi oración que cada joven pueda atender el consejo de la palabra de Dios y evitar pagar las consecuencias, evitar pasar por el valle de sombra de muerte estando lejos de Dios, porque no hay nada más duro en la vida que sentir que Dios está lejos de ti, Jesús mismo tuvo que sufrir eso por amor a ti y a mí (Mateo 27:46) a causa de que en ese momento él estaba cargando con nuestros pecados en la cruz.

En cuarto lugar y para ir cerrando, si tu comunión con Dios es estable, mantenla así, estas en el camino correcto y ese camino te llevará a muchas bendiciones, pero si no es así, si tu comunión con Dios es inestable, acércate a él, Dios es fiel, déjame repetírtelo, DIOS ES FIEL!!! Y su amor es incomparable, terminemos de leer el salmo 6: (versículos 8-10)

“Apartaos de mí, todos los hacedores de iniquidad; Porque Jehová ha oído la voz de mi lloro. Jehová ha oído mi ruego; Ha recibido Jehová mi oración. Se avergonzarán y se turbarán mucho todos mis enemigos; Se volverán y serán avergonzados de repente.”

David sabía que a Dios no le agradaba su pecado, pero sabía que tenía un Dios perdonador (que nosotros también tenemos), te invito a que leas y memorices el salmo 51 y que se convierta en una oración constante en tu vida.

Para terminar, recuerda Eclesiastés 12:1 acércate a Dios antes que lleguen los años de soledad en tu vida, en los cuales no encuentres felicidad, Dios es Fiel y Dios te ama, no te alejes de él

EG.