Translate

jueves, 7 de abril de 2016

Somos Hijos

“Así que emprendió el viaje y se fue a su padre. »Todavía estaba lejos cuando su padre lo vio y se compadeció de él; salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo besó.”
Lucas 15:20 Nueva Biblia al Día (NBD)

Todos conocemos esta historia que es una de las más conocidas de la biblia, la historia del hijo pródigo, pero vale la pena recordarla, en esta ocasión quiero abordar la historia y construir a través de ella una aplicación a nuestro diario vivir, por favor sigue leyendo.

Si no conoces la historia puedes encontrarla en San Lucas 15:11-32, te invito a que puedas buscarla y leerla, por mi parte quiero resumírtela, un hombre tiene 2 hijos, el menor de ellos le pidió a su padre la parte de la herencia que le correspondía, su padre accedió y se la entregó, el hijo se fue y malgastó el dinero que su padre le había dado, cuando no tuvo más y se encontró en la miseria tuvo que trabajar de cuidar cerdos, y el joven estaba pasándola tan mal que deseaba saciar su hambre de la comida de los cerdos, en ese momento el muchacho reflexiona que estaba mejor cuando vivía con su padre, así que decidió regresar y pedirle perdón, su padre no le negó el perdón y lo recibió con una fiesta y con gozo en su corazón porque su hijo había vuelto.

Básicamente esa es la historia, pero ahora bien ya sabemos que el joven es una representación del hombre (hombres y mujeres) que tiende a alejarse de Dios por causa del pecado y que el padre representa a Dios que nos perdona de nuestros pecados y nos recibe con gozo, eso lo sabemos bien, pero quiero que analicemos más profundamente lo que dice del versículo 20 en adelante, veamos:

“Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.” Lucas 15:20 (Énfasis mío)

La biblia no nos cuenta que es lo que estaba haciendo el padre en el momento en que vio a su hijo, sin embargo dice que cuando aún estaba lejos le vio, sea cual sea nuestra condición, Dios está pendiente de nosotros así como este padre lo estuvo de la llegada de su hijo, no importa cuán lejos estemos de él, él nos ve de lejos y note lo siguiente que dice el versículo: “y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.” Dios está presto a ser bueno y misericordioso con nosotros.

Continuemos:

“Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.” Lucas 15:21-24 (Énfasis mío)

Es obvio que al padre no le importó el pecado de su hijo, lo único que le interesó al padre fue que su hijo había vuelto arrepentido por su maldad, el hijo reconoció la necesidad que tenia de su padre y que no le iría bien en la vida desobedeciendo la voluntad del mismo, eso fue lo único que a su padre le importaba, si nosotros nos alejamos de Dios pero reconocemos la necesidad que tenemos de él y que nuestra vida depende toda de él, te apuesto a que él no dudará en regocijarse cuando te acerques a él, pues es nuestro padre, él nos ama y quiere estar cerca de nosotros.

Veamos un punto más:

“Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano. Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.” Lucas 15:25-31 (Énfasis mío)

Cuantas veces nosotros hemos venido delante de Dios con la misma actitud del hermano mayor quejándonos, molestos, reclamando porque no recibimos y nos mostramos frustrados porque otros creyentes que “son más pecadores que nosotros” (por supuesto que eso según nosotros pero Dios es el único que juzga justamente) reciben bendiciones que nosotros anhelamos para nosotros pero Dios nos dice: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.” Definitivamente lo que Dios nos quiere decir a través de las palabras que el padre dijo al hijo mayor en la parábola es: tú siempre estás conmigo y siempre tendrás todo lo que tu hermano tiene hoy, si no lo recibes es porque no lo pides o como dice en Santiago no recibes porque pides mal.

Entonces resumimos:
1-      Dios siempre está pendiente de nosotros donde sea que estemos él espera por nosotros pacientemente
2-      Dios nos ama tanto y quiere estar cerca de nosotros y en su bondad nos recibe con los brazos abiertos y con gozo siempre, acerquémonos a él confiadamente.
3-      Si estamos cerca de él y tratamos de serle fieles y servirle con devoción, recordemos que todo el amor, compasión y bondad que Dios tiene para con los hijos pródigos también lo tiene para con nosotros sus santos, sintamos calma, paz, tranquilidad y gozo porque nuestro padre está pendiente de nosotros todo el tiempo.

Dios es nuestro padre y nos ama, quiere que estemos cerca de él, y eso nos conviene, ¡acerquémonos!

“Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado porque me amaste desde antes de la creación del mundo.” Juan 17:24 NVI

E.G.