Translate

jueves, 21 de abril de 2016

La vida que agrada a Dios

“Por lo demás, hermanos, les pedimos encarecidamente en el nombre del Señor Jesús que sigan progresando en el modo de vivir que agrada a Dios, tal como lo aprendieron de nosotros. De hecho, ya lo están practicando.”
1ª Tesalonicenses 4:1 (NVI) (Énfasis mío)

Estoy seguro que en más de una oportunidad has sentido desagrado por algo, y quien sabe a lo mejor lo estés sintiendo ahora o a lo mejor lo sentirás en un momento, quizá cuando leas estas líneas llegues a sentirlo, por lo general sentimos desagrado cuando no estamos de acuerdo con algo, cuando vemos una injusticia, cuando otros nos tratan mal, etc., además físicamente podemos sentir desagrado cuando vemos algo que nos produce sentir asco, a tal grado que algunos pueden llegar a vomitar o sentir estragos en su estómago, sí, exactamente, hoy hablaremos del desagrado, por favor sigue leyendo.

Ya mencionamos algunas cosas, creo que hay muchas más razones para sentir desagrado, tantas que quizá no alcanzaría este blog para mencionarlas, sobre todo porque todos tenemos diferentes cosas que nos desagradan, pero en esta hora quiero que reflexionemos esto:

¿Estamos siendo agradable a Dios?

Si leemos 1ª de Tesalonicenses 4:1-12, la biblia es más que clara en lo que está enseñando, yo no tendría más que hablar porque no hay necesidad de explicar, sin embargo hay unas cosas que quiero destacar de ese texto para que juntos aprendamos algo, vamos a ello

En primer lugar quiero destacar el versículo 3, dice así:

“Lo que Dios quiere es que ustedes lleven una vida santa, que nadie cometa inmoralidades sexuales” - 1ª Tesalonicenses 4:3 (DHH)

No sé cómo será en tu país o donde te encuentres, pero en mi país (El Salvador) hablar de estos temas es bastante difícil, porque para muchas personas es un tabú hablar de la sexualidad, y porque quiero destacar este versículo, creo que de todos los pecados que existen, al único al que TODOS estamos expuestos es al de la inmoralidad sexual, no todos sentimos atracción por el cigarro, el alcohol, las drogas, robar, matar, etc. pero todos estamos expuestos a la inmoralidad sexual, todos sentimos el deseo de poder tener una pareja con la cual compartir nuestra vida, así fue desde que Dios creo a Adán y a Eva, pero el enemigo ha trastornado el modelo que Dios creó para la familia haciéndonos caer en pecados de inmoralidad sexual.

Pero la santa voluntad de Dios es que nos apartemos de esto y que nos santifiquemos para nuestro señor, tal y como lo mencionan los versículos 4 y 5:

“y que cada uno sepa dominar su propio cuerpo en forma santa y respetuosa, no con pasión y malos deseos como las gentes que no conocen a Dios” 1ª Tesalonicenses 4:4-5 (DHH)

En segundo lugar quiero destacar que Dios nos habla a través del autor sagrado sobre el amor, veamos:

“En efecto, ustedes aman a todos los hermanos que viven en Macedonia. No obstante, hermanos, les animamos a amarse aún más, a procurar vivir en paz con todos, a ocuparse de sus propias responsabilidades y a trabajar con sus propias manos. Así les he mandado, para que por su modo de vivir se ganen el respeto de los que no son creyentes, y no tengan que depender de nadie.” 1ª Tesalonicenses 4:10-12 (NVI) (Énfasis mío)

Más claro no puede estar, debemos amarnos los unos a los otros, sin embargo me parece interesante que hable sobre “amarse más” “vivir en paz con todos” y “ocuparse de sus propias responsabilidades” después de hablar sobre la inmoralidad sexual, esto me trae nada más un pensamiento a mi corazón, y espero que cada día podamos aplicarlo en nuestro diario vivir:

No estamos aquí para juzgar a los demás, sino para amar a los demás

Si has caído en la inmoralidad sexual, no te quedes allí, levántate, límpiate y sigue tu camino de la mano del señor, dice su palabra que si confesamos nuestros pecados y nos apartamos de ellos Dios es fiel y justo para perdonarnos, si no has caído en la inmoralidad sexual, por favor ¡HUYE! No le des oportunidad al enemigo de que te haga caer en eso, por favor jóvenes, ¡HUYAN!

Y hermanos y amigos, no juzguemos a los demás, si alguien cayó en inmoralidad sexual o cualquier otro pecado, no le juzguemos, amémosle, restaurémosle, para eso estamos aquí, por favor.

Finalmente quiero destacar algo más de esta cita bíblica, justo al terminar de hablar sobre la vida que debemos llevar para que sea agradable a Dios, el apóstol continua hablando sobre la venida del señor del versículo 13 en adelante y es precisamente porque la venida del señor se acerca, y cada día que pasa estamos más cerca de ese día glorioso y Dios quiere que cuanto más cerca estemos del regreso de nuestro rey podamos vivir más intensamente la vida que a él le agrada, preparados para verle cara a cara, por favor seamos constantes en esta vida que agrada a nuestro señor.

Quiero cerrar esta meditación aprovechando el momento para hacerte una invitación y aclarar algo, habrás notado ya que las ultimas meditaciones (incluyendo esta), han tenido relación con los personajes de una película reciente llamada “inside out” o “intensamente” en español, inclusive las imágenes que he colocado al final del blog son sobre estos personajes, quiero aclarar que al principio no planee que fuera así, pero después de coincidir casualmente en la meditación “la tristeza” y “Dominándome a mí mismo” creí que sería buena idea basarme en estas emociones que están presentes en todos los seres humanos, así que si ya hiciste el recuento la próxima semana hablaremos sobre la alegría, te invito a que no te lo pierdas y que si este blog te es de edificación lo puedas compartir con otros, Que Dios te bendiga, un abrazo.

EG.