Translate

jueves, 2 de junio de 2016

No os conforméis a este siglo

“Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.” Romanos 12:2 (TLA)

Antes de iniciar quiero agradecerte por leer este blog, sé que habíamos dejado pendiente un tema hace varios días y no lo he olvidado, sin embargo continuaremos ese tema más adelante, ahora quiero que meditemos sobre un tema muy delicado, quizá este tema será causa de controversia y quién sabe si hasta de disgustos pero siento la necesidad espiritual de tratar esto, por favor continua leyendo

Esta semana durante una clase sobre publicidad en la universidad discutíamos sobre una campaña publicitaria que apenas tiene un par de días de haber surgido, se trata de una campaña para una empresa de telefonía en la cual más que vender un teléfono celular o un servicio creo personalmente que solo han buscado crear polémica y a través de ello convertirse en el tema de que hablar, lo que los publicistas conocen como “estar en boca de todos”.

la campaña consiste en muchos elementos visuales que tratan de hablar sobre la liberalidad y presentan el homosexualismo como si fuera algo natural y que no tiene nada de malo, al contrario, pretende que te adueñes de tu desenfreno y que te hagas respetar por ello, vendiendo la idea de que eres “Libre” de ser homosexual o lesbiana, eres “Libre” de vestirte como quieras o desnudarte donde quieras, eres “Libre” de tantas otras cosas y que aunque haya personas (como yo) que están en contra de ello, debemos aceptar eso porque eso es “el futuro”.

Tras discutir el tema en la clase y escuchar las opiniones de muchos de mis compañeros y compañeras me inundó la tristeza, tristeza por ver a esta generación tan adaptada al pecado, que ahora hasta nos parece natural, ¿Dónde hemos venido a parar? La sociedad e incluso la iglesia se han vuelto tan tolerante ante el pecado como si no supiéramos que está mal.

Entiendo bien que Dios, a pesar que odia homosexualismo y todos sus afines y derivados ama profundamente a quienes los practican, y si Dios les ama tanto yo no soy quien para odiarlos o juzgarlos, mi responsabilidad es respetarlos y hablarles del amor de Dios y del sacrificio de Jesús en la cruz, eso lo entiendo a perfección, pero jamás estaré de acuerdo en aceptar el homosexualismo como parte importante de la sociedad, porque también sé a perfección que ese no es el plan de Dios, Dios nos creó hombre y mujeres, no creó a nadie homosexual.

Y de esto hablaba el apóstol pablo a la iglesia en Roma cuando escribía el capítulo 12 y versículo 2 de su carta diciendo:

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Romanos 12:2 (RVR 1960) (Énfasis agregado)

No nos conformemos a este siglo, no pensemos como piensa el mundo y la sociedad actual, el mundo nos dirá que no hay nada malo pero Dios dijo en su palabra:

“No se dejen engañar. Ustedes bien saben que los que hacen lo malo no participarán en el reino de Dios. Me refiero a los que tienen relaciones sexuales prohibidas,[a] a los que adoran a los ídolos, a los que son infieles en el matrimonio, a los afeminados, a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, a los ladrones, a los que siempre quieren más de lo que tienen, a los borrachos, a los que hablan mal de los demás, y a los tramposos. Ninguno de ellos participará del reino de Dios.” 1ª Corintios 6:9-10 (TLA) (Énfasis agregado)

[a] Relaciones sexuales prohibidas: La única relación sexual que Dios permite es entre el esposo y la esposa. (Énfasis agregado)

Antes de terminar quiero decirte que esto no significa que veremos de menos a los homosexuales, al contrario, hay que hacerles saber que Dios les ama y que tiene un plan para ellos, por favor no los discriminemos, pero POR FAVOR!!! No pensemos igual que el mundo, no toleremos el pecado, Dios no lo tolera, tampoco lo hagamos nosotros.

Cierro diciendo esto, el homosexualismo no es el único pecado que está siendo aceptado por nuestra sociedad y por algunas iglesias, hay muchos más, pero hablaremos de algunos de ellos en posteriores ocasiones, oro porque nuestro entendimiento sea renovado en el señor y que nunca nos conformemos a este siglo y su forma de vida.

Dios te bendiga

EG.